Back Home!

Las tarjetas microSD de 400 GB de Sandisk llegan preparadas para el 4K HDR

En nuevo Xperia XZ2 presumía en la MWC de ser el único teléfono móvil capaz de grabar en formato 4K HDR. El problema está en cómo podremos grabar esos vídeos en una memoria que no sea la interna del propio dispositivo. Pues bien, Sandisk ha anunciado que su nueva tarjeta microSD de 400 GB ofrecerá máxima compatibilidad y la posibilidad de realizar lecturas a una velocidad de 160 MB/s y escrituras de 90 MB/s, consiguiendo así colocarse como el modelo más adecuado para grabar vídeos con calidad 4K HDR.

Además, la especificación A2 garantiza 4.000 IOPS por lectura y 2.000 IPS de escritura, por lo que seremos también capaces de lanzar aplicaciones de manera más rápida. Hay tarjetas más rápidas en el mercado, es cierto, pero son de tipo UHS-2, y muchos teléfonos no son compatibles con el estándar. Por suerte, SanDisk se las ha ingeniado para seguir ofreciendo velocidades UHS-1y permitir que muchos modelos puedan hacer uso de su nueva memoria sin problemas, añadiendo además resistencia a golpes, a altas temperaturas, al agua y a rayos X.

2018-02-28+11+16+01

Western Digital (compañía de SanDisk), ha demostrado también la existencia de una memoria basada en tecnología PCIe. Con este estándar, las memorias podrían conseguir lecturas de 880 MB/s y escrituras de 430 MB/s, dejando en ridículo a más de una memoria SSD. Aunque es una idea por ahora bastante idílica, la Asociación SD Card quiere revolucionar la industria animando a los fabricantes a adoptar el estándar PCIe en la próxima generación.

Google prepara una IA capaz de detectar infartos con sólo escanear los ojos

 

Human eye macro. Conceptual image.

Entre las muchas empresas que forman Alphabet, hay una que se dedica a la investigación de la ciencia de la salud. Se llama Verily, y ayer anunció una serie de nuevos proyectos en desarrollo entre los que destacan por ejemplo un smartwatch con el que poder controlar la población de mosquitos. Pero si hay un trabajo que llama especialmente la atención es su nuevo reto: el poder evaluar el riesgo de infarto revisando únicamente los   ojos de los pacientes.

 

Para explicar cómo funciona, los investigadores han publicado los detalles de su método en la revista de Nature, Ingeniería Biomédica, donde hablan  de cómo un algoritmo de inteligencia artificial analiza los ojos escaneados para definir el modelo con la ayuda de Machine Learning. Y tras eso, con el patrón ya definido, es capaz de predecir factores de riesgo cardiovascular como la edad, género y presión sanguínea. El método es tan prometedor que podría ayudar a identificar de manera más rápida y efectiva que un análisis de sangre con la misma precisión que los métodos actuales.

 

Como cualquier proyecto prematuro, el método tiene por ahora algunas limitaciones, como la necesidad de disponer de imágenes escaneadas con un ángulo de 45 grados de campo de visión. Esta pequeña limitación obliga a sus creadores a seguir trabajando en encontrar la manera de aceptar imágenes de diferentes tamaños, además de que cuanto mayor sea la cantidad de datos disponibles, mejor podrá trabajar la inteligencia artificial. Todavía queda para que se pueda usar a nivel clínico, pero los resultados son realmente prometedores para pensar que pronto podremos disfrutar de análisis cardiovasculares nada invasivos.