Back Home!

Los mayores españoles y la población viuda, cada vez más «adictos» a internet

La población española internauta sigue incrementándose según la nueva edición del « Perfil sociodemográfico de los internautas», que realiza el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI), adscrito a la entidad pública Red.es, a partir de los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Los indicadores publicados señalan que en el año 2018 se han conectado a internet 30.224.165 personas, lo que supone la existencia de 599.357 internautas más que el año anterior.

Imagen de archivo

El informe refleja que siete de cada diez personas se conectan diariamente a internet en nuestro país, y destaca el incremento depoblación internauta entre la franja de edad de 65 a 74 años, con una conexión semanal del 42% frente al 38% del año 2017. El acceso semanal a internet entre las personas de 16 a 34 años, los estudiantes y las personas con estudios superiores supera el 95%.

Con respecto al uso de Internet por características sociodemográficas, destaca la conexión a la red con frecuencia semanal de los estudiantes, que engloba el 98,2%. Le siguen, con un 93,6% las personas ocupadas por cuenta ajena. Como en años anteriores, el mayor margen de mejora en la conectividad se encuentra en la población con educación primaria, ya que solo se conectan a internet semanalmente el 46,4%, frente al 97,4% de personas con Educación Superior Universitaria.

En relación al uso de internet por renta neta por hogar, el 76,8% de las personas con rentas inferiores a los 900 euros se conectaron en alguna ocasión a internet, mostrando mayor margen de mejora respecto a las rentas más altas.

Con respecto al año pasado, se incrementa la conexión de la población viuda, ya que en 2018 el 58,4% se conectó en alguna ocasión (frente un 51% en 2017), mientras que el 50,8 % se conectó semanalmente (6,7 puntos porcentuales más que el año anterior).

Utilización de las TIC en el trabajo

Más del 70% de los internautas que trabajaron en la última semana de 2018 utilizan TIC. Por variables sociodemográficas se observa que a mayor nivel de estudios o de ingresos, hay un mayor uso de las tecnologías en el desarrollo de su trabajo.

La utilización de las TIC en el trabajo ha facilitado la colaboración y ha posibilitado mayor disponibilidad de tiempo para adquirir nuevos conocimientos. Los datos también reflejan que gracias al uso de tecnologías se redujo el tiempo dedicado a tareas repetitivas y la independencia en la organización de las tareas.

Más del 80% de los internautas que utilizan dispositivos informáticos en el trabajo los usan para el intercambio de correos electrónicos o la introducción de datos en bases de datos. Destaca el uso de dispositivos móviles u ordenadores de sobremesa por parte de las mujeres (66,9%). Por otro lado, en el caso del uso de equipos o maquinarias automatizadas, se observa mayor penetración por parte de los hombres (19%).

En relación a la adecuación de conocimientos al uso de las TIC en el trabajo, el 61,3% de los trabajadores que han utilizado TIC en el desempeño de su labor profesional afirman tener conocimientos adecuados a los cometidos de su ocupación. En el caso de las mujeres, su percepción sobre este tema es ligeramente superior al de los hombres, con 4,3 p.p más.

Con respecto al teletrabajo, casi el 60% de los trabajadores que utilizan algún dispositivo digital nunca ha trabajado desde casa y solo el 12,2% teletrabaja diariamente o casi a diario.

El trabajo desde casa tiene ligeramente mayor penetración entre los hombres (un 4,1% más que las mujeres). Esta cifra se incrementa notablemente en relación al trabajo al aire libre o en movimiento, puesto que tiene mayor presencia entre los hombres que entre las mujeres, con una diferencia de 23,5 puntos porcentuales.

Formación en TIC

El estudio también refleja que el 36,9% de los trabajadores que utilizan nuevas tecnologías en el desarrollo de su labor, realizó alguna actividad de aprendizaje relacionada con las TIC en 2018, principalmente en el trabajo (21,8%) o con formación online o auto estudio gratuito (19,6%).

La formación en TIC está más centrada en aplicaciones de software específicas para el trabajo, tanto en hombres como en mujeres. Los hombres realizan más formación relacionada con lenguajes de programación y mantenimiento de redes informáticas que las mujeres.

Las personas de 16 a 24 años, aquellos con ingresos en el hogar superiores a 3.000 euros y los que poseen estudios superiores universitarios, son los que en mayor medida realizan algún tipo de formación relacionada con las TIC.

Huawei Mate X: el gigante chino se suma a la moda del móvil plegable

Una nueva categoría de smartphones acaba de nacer y parece que no va a dejar indiferente a nadie: los teléfonos de pantalla flexible. Ejemplo de ello es el Huawei Mate X, el «quasi» futurista móvil (ya que además se puede conectar a redes 5G) que el gigante tecnológico ha presentado este domingo en el Mobile World Congress ( MWC) que estos días –y como cada año desde 2003– se celebra en Barcelona.

El pabellón en que ha tenido lugar el evento estaba abarrotado y la expectación que en él se respiraba era máxima, más aún teniendo en cuenta que en los últimos días se han producido filtraciones (incluso directamente de la propia marca) que daban pistas de cómo iba a ser el nuevo producto de Huawei; pinceladas e ideas que dejaban a los amantes de la tecnología con la miel en los labios. Se trata de un teléfono cuya pantalla, hecha de materiales más finos y resistentes, se dobla sin problema: sin perder ninguna de sus prestaciones ni sufrir ningún tipo de daño. Posee una única pantalla exterior que, desplegada, mide 8 pulgadas y que se pede usar como si fuera una tablet; sin embargo, en el momento en que se dobla, adquiere el tamaño de un móvil normal que se puede llevar en el bolsillo.

Posee una sola bisagra en la que los ingenieros de la compañía han estado trabajando tres años y que hace que se doble por la mitad; se ubica en la parte trasera del teléfono cuando está «en modo tablet». Una vez que se pliega y pasa a ser un smartphone más o menos convencional, el usuario puede elegir entre la pantalla que queda por una cara (6,6 pulgadas) o la que aparece por la otra (6,38 pulgadas). Todas ellas (y de esto presume la compañía) dejan que las imágenes las ocupen enteras, sin que los bordes les coman terreno.

Una nueva categoría de smartphones acaba de nacer y parece que no va a dejar indiferente a nadie: los teléfonos de pantalla flexible. Ejemplo de ello es el Huawei Mate X, el «quasi» futurista móvil (ya que además se puede conectar a redes 5G) que el gigante tecnológico ha presentado este domingo en el Mobile World Congress ( MWC) que estos días –y como cada año desde 2003– se celebra en Barcelona.

El pabellón en que ha tenido lugar el evento estaba abarrotado y la expectación que en él se respiraba era máxima, más aún teniendo en cuenta que en los últimos días se han producido filtraciones (incluso directamente de la propia marca) que daban pistas de cómo iba a ser el nuevo producto de Huawei; pinceladas e ideas que dejaban a los amantes de la tecnología con la miel en los labios. Se trata de un teléfono cuya pantalla, hecha de materiales más finos y resistentes, se dobla sin problema: sin perder ninguna de sus prestaciones ni sufrir ningún tipo de daño. Posee una única pantalla exterior que, desplegada, mide 8 pulgadas y que se pede usar como si fuera una tablet; sin embargo, en el momento en que se dobla, adquiere el tamaño de un móvil normal que se puede llevar en el bolsillo.

Posee una sola bisagra en la que los ingenieros de la compañía han estado trabajando tres años y que hace que se doble por la mitad; se ubica en la parte trasera del teléfono cuando está «en modo tablet». Una vez que se pliega y pasa a ser un smartphone más o menos convencional, el usuario puede elegir entre la pantalla que queda por una cara (6,6 pulgadas) o la que aparece por la otra (6,38 pulgadas). Todas ellas (y de esto presume la compañía) dejan que las imágenes las ocupen enteras, sin que los bordes les coman terreno.

La apuesta contra Samsung

Algo que parece sacado de una película futurista se ha convertido en la apuesta de la grandes empresas tecnológicas que compiten entre sí y que pretenden convertir los impresionantes terminales en tendencia. El pasado jueves, Samsung presentó en la ciudad de San Francisco –para celebrar el décimo aniversario de su buque insignia: el Galaxy S– su también teléfono plegable, el Galaxy Fold. Ahora, Huawei le hace saber de manera oficial a la compañía coreana que no será la única que ponga a la venta estos teléfonos «contorsionistas» que se doblan y desdoblan sin esfuerzo, al antojo del usuario, y que ya desde el primer momento tendrá competencia en el ámbito de los teléfonos con pantalla flexible. El dispositivo, que llegará a mitad de este año, estará disponible por 2.299 euros.

Por otro lado, hay que añadir que el «cerebro» de este Mate X es el procesador propio de Huawei, el potente Kirin 980. Junto él, el modem Balong 5000, fabricado para trabajar con las novedosas redes 5G, una de las tecnologías estrella de este MWC 2019 llamadas a revolucionar las conexiones conocidas y a alimentar a ese «internet de las cosas» del que todo el mundo habla. Y, además, en una época en que las redes sociales y los selfies están en alza, el nuevo teléfono posee una cámara perfecta para que los usuarios tomen fotos de sí mismos y si el móvil se cae de las manos, no habría mucho que temer, ya que está protegido por una carcasa que lo cubre entero.